Manuscritos Freudianos

- Investigación -

Algunas consideraciones sobre el trabajo con los manuscritos freudianos.

Contar con los manuscritos freudianos, textos que Freud empieza a guardar a partir de 1914 hace posible construir una edición crítica de sus obras. 
De algunos pocos textos se cuenta con las etapas previas recorridas por Freud. Como sucede con “El yo y el ello”, en primer lugar, el tiempo de los borradores, manuscritos preparatorios detallados de los cuales resultan luego las copias en limpio de sus textos finalmente publicados.

¿Cómo trabajaba Freud? Cuando transcribía la copia en limpio ubicaba a su lado, sobre el escritorio, el borrador respectivo y con trazos en diagonal, marcaba los párrafos hasta donde había avanzado, con el traspaso en limpio de dicho borrador.

¿Cómo trabajamos nosotros? Para esta edición crítica atravesamos un largo recorrido para allanar la difícil travesía por el texto manuscrito, que consistió primero en establecer el texto en alemán de la copia en limpio cotejándola con el escrito publicado y posteriormente el del borrador, comparándolo con la copia en limpio, siguiendo un trayecto necesariamente inverso al de Freud.
Posteriormente, siguiendo la traducción del texto publicado en alemán se preparó la versión en castellano de ambos manuscritos. Lo que nos permite ofrecer una edición crítica bilingüe con las 3 versiones (borrador, copia en limpio y texto publicado) de “Das Ich und das Es”, uno de los pocos documentos preparatorios, conservados de forma casi completa, de la obra de Freud.  

Queremos llamar la atención sobre una particularidad de este manuscrito freudiano: la de ser una transcripción “casi” directa de sus formulaciones en un estado naciente, cuando todavía no está presente el tiempo de hacerse comprender en el contexto de su obra. Así, el borrador lleva la marca de pensamientos urgidos por lo real del psicoanálisis, que se presentan de un modo conciso, tajante, escarpado, apodíctico.

Hay en Freud, no cabe duda, cierta inquietud con esta nueva estructura del aparato psíquico que está proponiendo. El borrador muestra huellas de múltiples correcciones: supresiones, reordenamientos, agregados de párrafos, frases o notas en hojas o fragmentos de papel suplementarios. Formulaciones que, en el borrador, suenan ásperas, inesperadas, afirmaciones que lo exponen demasiado o fueron tachadas o aparecen atenuadas, expresadas más cuidadosamente y con frases más prudentes en la copia en limpio. Como anticipamos, es, tal vez, el último texto metapsicológico que conserva tanta fuerza innovadora y estructurante como para separar, de hecho, toda la literatura psicoanalítica en un antes y un después, en el momento en que nace una disimetría entre lo reprimido-icc y ese material Icc que permanece no-reconocido. Es, también, una invitación para una relectura crítica del inconsciente.

En 1910, en Bs. As.
se hablaba de Freud

La disertación del Dr. Greve

Buenos Aires en 1910

Durante el desarrollo del Primer Congreso Internacional Americano de Medicina e Higiene, llevado a cabo en 1910 con motivo de la celebración del primer centenario de la revolución de mayo, el psicoanálisis ingresa a nuestro país de la mano de uno de los integrantes de la delegación chilena, el médico Germán Greve.


Su exposición “Sobre psicología y psicoterapia de ciertos estados angustiosos” fue publicada en Actas y archivos del Primer Congreso Internacional Americano de Medicina e Higiene, compilación del Dr. Luis Agote en Archivos de la Biblioteca para graduados y profesionales de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.


Greve, como comenta Freud, detalla con amplitud el trayecto característico de la neurosis obsesiva e introduce la asombrosa sexualidad infantil “polimorfamente perversa”, dando cuenta de haber leído atentamente las Anotaciones ampliadas sobre las neuropsicosis de defensa y los Tres ensayos de teoría sexual (S. Freud, Comentario acerca de G. Greve, Zentralblatt für Psychoanalyse, tomo 1 (1911), p.594). Y aun a lo largo del trabajo revela con entusiasmo la articulación entre la práctica analítica y la construcción teórica a partir de sus reformulaciones:


“[...] el psicoanálisis – Greve − ha suministrado continuamente el material comprobante de la teoría y también el material sobre el cual se basan las modificaciones sucesivas que S. Freud ha ido haciendo en aquella. Del mismo modo, con las variaciones en la concepción de la teoría, ha ido variando, en partes más o menos importantes, el método curativo que de ella desprende, y su historia está de tal manera ligada con la de la evolución de la teoría, que se hace materialmente imposible mantenerlas separadas en su estudio”.

Publicado en Qué es el inconsciente, Bs. As., Mármol-Izquierdo, 2009, pp. 217-223.

La carta ficticia

de Freud a Lacan

Carta ficticia

Circula en las redes sociales una “carta” que, supuestamente, Sigmund Freud le remitiera a Jacques Lacan en ocasión de haber recibido su tesis de doctorado, fechada en 1933.


La única correspondencia que Freud le envía a Lacan es “una tarjeta postal”:

                    Wien. 8.I.1933
Dank für Zusendung                               Ihrer Dissertation. 

                                Freud 

                       Viena 8.I.1933
Gracias por enviar su tesis.

                                 Freud 

Esta tarjeta postal no se encuentra en Sigmund Freud Papers: General Correspondence, Manuscript Division, Library of Congress, Washington, D.C., 1996.

Está publicada en Correspondencia de Sigmund Freud, tomo V, Edición de N. Caparrós, Madrid, Biblioteca Nueva, 2002, p. 362.

El texto manuscrito (La carte postale de S. Freud à J. Lacan, 1933) apareció con su anverso y reverso en la portada del número 29 de la revista Ornicar?, revue du Champ freudien, été 1984, Paris, Navarin.

La tarjeta postal lleva en una de las caras la dirección doble del destinatario. En el envío Lacan no especificó su residencia con claridad -vivía en la rue de la Pompe, pero se domiciliaba en Boulogne- y Freud tuvo que registrar ambas direcciones.

En la otra cara el lugar y la fecha, Wien. 8.I.1933, y el breve mensaje: «Dank für Zusendung Ihrer Dissertation. Freud». 

Mobirise

La carta ficticia


Roberto Harari (1943-2009), psicoanalista argentino, es invitado a colaborar un año después, en 1985, en la revista Ornicar?

Se inspira en la portada del número 29 que muestra las fotos por ambas caras del único envío postal que Freud le remitiera a Lacan. Y decide redactar como texto una extensa e ingeniosa “carta ficticia” de Freud a Lacan.

Con la frase que aparece en la tarjeta postal, que ocupa solo una línea, Harari construye como divertimento “su carta”: « Merci de m’avoir adressé votre thèse de doctorat. Je l’ai lue très attentivement (…) Freud »

R. Harari, Une (la seule) lettre inédite de Freud à Lacan. Divertissement, Ornicar ? 33, revue du Champ freudien, été 1985, Paris, Navarin, pp. 150-59). 

Presentación del libro:

Sigmund Freud
Fetichismo y otros textos
Correspondencia: el caso A. B.

En la Biblioteca Nacional Mariano Moreno.