bootstrap theme

Manuscritos Freudianos

- Investigación -

Algunas consideraciones sobre el trabajo con los manuscritos freudianos.

Contar con los manuscritos freudianos, textos que Freud empieza a guardar a partir de 1914 hace posible construir una edición crítica de sus obras. 
De algunos pocos textos se cuenta con las etapas previas recorridas por Freud. Como sucede con “El yo y el ello”, en primer lugar, el tiempo de los borradores, manuscritos preparatorios detallados de los cuales resultan luego las copias en limpio de sus textos finalmente publicados.

¿Cómo trabajaba Freud? Cuando transcribía la copia en limpio ubicaba a su lado, sobre el escritorio, el borrador respectivo y con trazos en diagonal, marcaba los párrafos hasta donde había avanzado, con el traspaso en limpio de dicho borrador.

¿Cómo trabajamos nosotros? Para esta edición crítica atravesamos un largo recorrido para allanar la difícil travesía por el texto manuscrito, que consistió primero en establecer el texto en alemán de la copia en limpio cotejándola con el escrito publicado y posteriormente el del borrador, comparándolo con la copia en limpio, siguiendo un trayecto necesariamente inverso al de Freud.
Posteriormente, siguiendo la traducción del texto publicado en alemán se preparó la versión en castellano de ambos manuscritos. Lo que nos permite ofrecer una edición crítica bilingüe con las 3 versiones (borrador, copia en limpio y texto publicado) de “Das Ich und das Es”, uno de los pocos documentos preparatorios, conservados de forma casi completa, de la obra de Freud.  

Queremos llamar la atención sobre una particularidad de este manuscrito freudiano: la de ser una transcripción “casi” directa de sus formulaciones en un estado naciente, cuando todavía no está presente el tiempo de hacerse comprender en el contexto de su obra. Así, el borrador lleva la marca de pensamientos urgidos por lo real del psicoanálisis, que se presentan de un modo conciso, tajante, escarpado, apodíctico.

Hay en Freud, no cabe duda, cierta inquietud con esta nueva estructura del aparato psíquico que está proponiendo. El borrador muestra huellas de múltiples correcciones: supresiones, reordenamientos, agregados de párrafos, frases o notas en hojas o fragmentos de papel suplementarios. Formulaciones que, en el borrador, suenan ásperas, inesperadas, afirmaciones que lo exponen demasiado o fueron tachadas o aparecen atenuadas, expresadas más cuidadosamente y con frases más prudentes en la copia en limpio. Como anticipamos, es, tal vez, el último texto metapsicológico que conserva tanta fuerza innovadora y estructurante como para separar, de hecho, toda la literatura psicoanalítica en un antes y un después, en el momento en que nace una disimetría entre lo reprimido-icc y ese material Icc que permanece no-reconocido. Es, también, una invitación para una relectura crítica del inconsciente.

Presentación del libro:

Sigmund Freud
Fetichismo y otros textos
Correspondencia: el caso A. B.

En la Biblioteca Nacional Mariano Moreno.